Hábitos

Esta semana realice un experimento muy divertido e interesante para mí.

Después de ya bastantito tiempo del cambio de estilo de vida y alimentación que eh implementado a lo largo de este camino, solté todos los hábitos por unas semanas con el fin de observar y analizar cómo me sentía y poder ver que tanto afectaba o no en mi calidad de vida, en mi sensación de bienestar, relajación y nivel de energía.

Deje de hacer mis habitos diarios como tomar agua al despertar, tomar agua con chía o cúrcuma en ayunas, la taza de agua caliente con limón o jengibre, mi jugo verde diario, smothies con agua de coco o leche de arroz con algún superalimento como cacao, deje de cuidar las porciones de verduras y frutas frescas, ensaladas, mis raciones de arandanos, nueces, semillas, consumí carne (algunos días) y también comí alimentos procesados como chocolates, papas Sabritas (tenía desde diciembre sin comer papitas que tuvieran glutamato) y bueno.. etc. etc.

Y comí cosas que antes me gustaban mucho, o que debido a la realidad de sus ingredientes había dejado de consumir, como alimentos de origen animal, comidas ya preparadas, botanitas, etc. Aun así, debo mencionar que tampoco comí TAN mal, ya que mi círculo social y familia ya no me permite llegar a estados tan altos de alimentación irresponsable. (Como consumo de alcohol en exceso, embutidos, leche de vaca, pollo, refrescos y otras cosillas que realmente ya ni se me antojan en lo absoluto)

Y bueno, los resultados me impactaron muchísimo. Para comenzar, me di cuenta como prefiero realmente mis buenos habitos, me hacen sentir mejor, son una rutina o proceso especial que me permite tener un tiempo conmigo misma y me conecta con mis intenciones y sueños. Hablando de energía, sentí una pesadez mucho más intensa después de las comidas (en especial de las cenas) y escuchando con atención a mi cuerpo, me di cuenta como volver a estas decisiones del pasado me causaron malestares como un poco de gastritis, nauseas, pesadez, sueño e irritación general del estómago. Por último, hablando del físico me sentí con mayor inflamación estomacal y con un sentimiento de pesadez corporal, que no fue nada agradable.

Conclusión: ¡Me siento muy contenta por  regresar a mi alimentación¡  pero muy feliz por haber experimentado estos días las diferencias ya que me ayudan  a seguir con más amor y más fuerza en este camino.

Para poder lograr notar las mejorías es necesario implementar realmente un nuevo estilo de vida, no basta con dos semanas de llevar un plan alimenticio, dieta, detox, etc. Se requieren al menos 21 días para completar un ciclo y tres meses para integrarlo a nuestras vidas, así que no solo recomendando como Nutrióloga, si no como un útil consejo de amigo a amigo los invito a regalarse a ustedes mismos la oportunidad para dar este pasó.

I-Really-Regret-Eating-Healthy-Today (1)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s