Un básico de nutrición

olivo1

No es ninguna novedad que el consumo frecuente de aceite de oliva puede beneficiarnos de bastantes maneras. Aun así, es importante conocer con mayor precisión cuales son estos famosos beneficios y porque vale la pena integrarlo con regularidad en nuestros menús.

Este aceite tan bueno como antiguo, proviene del árbol de olivo y nos aporta vitamina A, D, E, K y un coctel de minerales. Contiene antioxidantes, nos permite aderezar y condimentar las comidas de una excelente manera y nos ayuda a la digestión y absorción combatiendo el estreñimiento e indigestión siendo regulador y protector del tránsito intestinal.

La dieta mediterránea, que más que una dieta me parece un ¨estilo de vida¨, nos recomienda la integración de consumo constante de aceite de oliva, frutos secos (almendras, nueces etc.) reducción de proteína animal (preferible consumir pescados o carnes magras), vino tinto, aumento frutas y verduras etc. En estudios aplicados a personas que utilizan este tipo de alimentación se ha comprobado la reducción de la presión arterial (general), protección contra enfermedades cardiovasculares y reducción de colesterol ¨malo¨ (disminución de Ldl y aumento de Hdl), control de azúcar en sangre (regulación glucosa) y obtención de todos los beneficios de los antioxidantes.

El uso más frecuente del aceite de oliva seria para la preparación de vinagretas o simplemente solo, para aderezar ensaladas o verduras. También se puede utilizar para cocinar, aunque siempre será preferible su consumo crudo. El aceite de oliva también puede ser aplicado como humectante corporal y con efectos medicinales específicos.

En algunas situaciones, sobre todo cuando se busca la reducción de peso, se puede llegar a recomendar la restricción del aceite de oliva debido a su aporte de lípidos, (Una porción de equivalente de aceites y grasas sin proteina contiene 55 kcal) pero debemos darnos cuenta que es de mayor importancia el aporte nutrimental (los beneficios, la calidad, la nutrición verdadera) que el número de las calorías que aporta un alimento. En un plan alimenticio de reducción de peso, es preferible limitar las kcal en otros aspectos, formando un menú que sea alto en nutrientes y multibeneficioso a la salud general.

Que nunca falte el aceitito de oliva en nuestras cocinas 🙂

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. Javier Valverde dice:

    Excelente , a seguir consumiendo mucho aceite de oliva, nunca debe faltar en la cocina y que sea extra virgen

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s