Glutamato (GMS)

imageedit_3_6215417828

¿Qué es este polvito blanco tan utilizado y porque se dice que es dañino? ¿Qué tan malo realmente es o ¨qué tanto es tantito¨ en el consumo diario?

El Glutamato monosódico (GMS) es un aditivo en forma de sal que se agrega a los alimentos para incrementar, mejorar y acentuar el sabor de los productos.
Actualmente existen muchos datos y estudios acerca del GMS; algunas teorías mencionan que el aditivo no es dañino para la salud y que la FAO lo avala, otros sugieren altas dosis de toxicidad, se menciona también que no se ha podido comprobar si provoca o no obesidad, en otros términos se relaciona con cáncer y se conoce que el GMS puede cruzar la barrera sanguínea del cerebro y causar daño en las células, puede ser muy dañino para mujeres embarazadas y se relaciona con enfermedades como erupciones en la piel, dolores de cabeza, alteraciones cardiacas y también con depresión, aumento de peso y trastornos nerviosos. Uno de los datos más alarmantes que se propone en investigaciones serias es que el GMS es una substancia adictiva y de ahí esa sensación de querer y querer consumir los productos con glutamato y de que sea tan difícil ¨desengancharnos¨. Y un sinfín de datos más…
Mientras se sigan comprobando y analizando todos los estudios pienso que es mejor eliminarlo lo mayor posible de nuestras vidas ¿y porque no? Si la mayoría de productos que contienen GMS son innecesarios, dañinos y la mayoría ¨alimentos chatarra¨ así que reducir su consumo es una decisión que conlleva múltiples beneficios a la salud. Es por eso que a partir de hoy (será mi propósito adelantado de año nuevo) no consumiré glutamato conscientemente; y especifico la palabra porque existen alimentos que no tenemos ni idea que contienen glutamato y lo ingerimos sin enterarnos (como al comer en restaurantes, casa ajenas, eventos etc.) y aunque algunas situaciones sean inevitables o difíciles, renunciar a ingerir estos aditivos y químicos es una muy buena decisión.

Algunos alimentos con glutamato monosódico son:

– Una gran parte de los aderezos comerciales (aparte están llenos de aditivos y son multicaloricos) mejor consumir las vinagretas y aderezos caseros o comprar productos orgánicos.

– Condimentos en general; por ejemplo las salsas para preparar pastas de lata, algunas de caja y bolsas. También algunas marcas de salsa soya, caldos y sazonadores de verduras, mostazas, salsas cátsup y purés de tomates contienen GMS.

– La mayoría de las sabritas y todas las marcas de papas. Existen excepciones como los fritos amarillos, algunas marcas más pequeñas y desconocidas de papas fritas y sobre todo las opciones sin tanto sabor (como papas con solo sal). Entre más queso, chilito y sabor digan tener más ´glutamatosas¨ estarán.

– Muchas marcas de cacahuates; japoneses, naturales, mixtos o con coberturas. También existen marcas de cacahuates japoneses originales que no contienen GMS. (Se puede verificar en el contenido de ingredientes por detrás)

– Productos chatarra muy condimentados como botanitas mezcladas con chile, dulces de sabores extravagantes.

– Restaurantes de comida rápida. La mayoría de las opciones de las grandes compañías alimenticias de Fast Food utilizan GMS en sus aderezos, condimentos y productos de origen animal.

Y ¿qué podemos hacer para evitarlos? Desgraciadamente aun (aun, porque en Estados Unidos y otros países ya se están tomando medidas) no marcan la comida con etiquetas a la vista que mencionen que el alimento contiene glutamato. Mientras lo aprueban en México, lo mejor que podemos hacer es leer los ingredientes y el contenido de los productos, y si… es un poco tedioso. Además las grandes marcas ahora han logrado camuflajear el GMS con otros nombres como: extracto de levadura, proteína de soya texturizada, ablandador de carnes, glutamato mono-potasio, ajino moto y algunos nombres más, causando que la tarea de detectar y evitar estos productos sea más difícil, es por eso que la regla de oro de la página del poder del consumidor es para mí el mejor consejo para cuidar la salud: no consumir alimentos que contengan más de cinco ingredientes. Si al voltear el producto se encuentran más de 21 ingredientes en la etiqueta ¿suena a producto sano? Es muy probable que tenga colorantes, conservativos y aditivos como el glutamato monosódico.
Existen infinidad de opciones de alimentos mucho más sanos y de compañías responsables con sus consumidores. No necesitamos vivir engañados respecto a lo que llevamos a nuestro cuerpo y al de nuestras familias. Digamos NO al glutamato y regresemos a lo natural. ♥

logo_490889_web

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s